Invest Barbados Su lugar es aquí...¡Crezca con nosotros!

 

Cripto-Caribe: La arenera de cadena de bloques (Blockchain) más idílica del mundo


2018-10-04 00:00:00

Por Dante Disparte, Contribuyente
 
El concepto de una “arenera” financiera o tecnológica, popularizada en la última década, está ganando terreno en todo el mundo, especialmente cuando los reguladores intentan volver a poner en la botella y observar a los genios de la criptomoneda, la cadena de bloques y la tecnología (tal vez incluso privándolos de oxígeno). Para algunos reguladores en jurisdicciones maduras, tales como la  Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA por sus siglas en inglés), las areneras de fintech (tecnología de finanzas) o insuretech (tecnología de seguros) y los empresarios que los pueblan provienen en gran medida de posiciones fuertes y, como resultado, pueden promover innovaciones que "encajen en el molde" o marginalmente mejoren el status quo. Lloyd's, el mercado de seguros especializados más antiguo del mundo, por ejemplo, ha lanzado recientemente Lloyd's Lab con una pretensión similar y con gran fanfarria. Sin embargo, al explorar las auto-identificadas jurisdicciones amigables con la criptografía del mundo, las playas idílicas de la cuenca del Caribe ofrecen no solo las opciones más prometedoras, sino que también se encuentran entre las más prolíficas cuando se trata de innovaciones novedosas y las fallas épicas ocasionales que vienen con todas las  grandes olas de cambio.

En la historia de los pequeños estados insulares, en particular los del Caribe, las personas no han tenido otra opción que innovar para romper la "maldición" de estar rodeadas por el agua, bañados por el sol y "demasiado pequeños para ser importantes” en la economía global. Esto invariablemente ha consignado a muchas naciones caribeñas a ser economías de un solo cilindro, y la tendencia menguante (y a menudo extractiva) del turismo es uno de los principales motores económicos. Sin embargo, hay ejemplos emergentes del correcto equilibrio entre el liderazgo político y la prudencia regulatoria que contiene una innovación desenfrenada impulsada por la codicia, sin obstaculizar el proceso creativo que puede servir de ejemplo para el mundo. Para esto, no busque más allá de Bermudas y su líder de gobierno que tiene una visión hacia el futuro, el Primer Ministro David Burt, quien fue elogiado en el recientemente concluido Blockchain Central, organizado conjuntamente por Concordia y el Global Blockchain Business Council como un arquetipo para el mundo.

En las costas idílicas de Bermudas y bajo la legislación de activos digitales recientemente aprobada, el gobierno del Primer Ministro Burt se ha embarcado no solo en defender el liderazgo de Bermuda en innovación de seguros, con más de $ 100 mil millones de capital de riesgo formado en la isla, el objetivo es llevar a los bermudeños en un viaje inclusivo de transformación digital. Uno que produce resultados mejores, más seguros y más eficientes cuando se trata de servicios a los ciudadanos, desde la capa base de identidad hasta el registro irrevocable de los principales activos de la gente, la tierra, hasta la educación necesaria para garantizar que los ciudadanos de la isla no se queden atrás en un mundo que cambia rápidamente con una escalada de movilidad social cada vez más compleja. La cadena de bloques y convertirse en un estado digital están en el centro de esta estrategia, ya que Bermuda ha rechazado ferozmente a cualquier operador que ponga en peligro la reputación de la isla como un centro financiero de principios, a la par de los más estrictos del mundo, como Nueva York, Londres o Ginebra. Por esta razón, a diferencia de otros destinos de inversión que tienen más empresas registradas que ciudadanos, Bermuda ha alcanzado el equilibrio y evita la descripción de ser un apartado de correos en el Atlántico o simplemente un destino turístico.

Más al sur de esa isla en el Atlántico, otro criptoestadista caribeño, Gabriel Abed, el fundador de Bitt, ha hecho incursiones donde otros tecnólogos de cadena de bloques no se atreven a pisar, especialmente los bancos centrales, los guardianes centinelas de la economía análoga y cargada de fricción que tantos utópicos (y anarquistas) de la criptografía oponen, pero tan pocos tienen el coraje o las ideas para confrontar, y mucho menos traer al redil. De hecho, en gran medida debido a la apasionada diplomacia del Sr. Abed y al dominio de las oportunidades de la cadena de bloques en la banca central, Barbados acogerá a una de las primeras gemelas digitales de una moneda fiduciaria en toda la economía, el dólar de Barbados. La recién elegida Primera Ministra de Barbados, Mia Amor Mottley, anunció esta iniciativa como uno de sus principales pilares para garantizar la competitividad económica y el atractivo de la isla para un creciente grupo de tecnólogos e innovadores financieros que buscan un hogar.

El trabajo de Bitt en el desafiar la banca central y la red de acuerdos internacionales que deja a muchos atrás es quizás la prueba más seria de que la cadena de bloques puede mejorar las finanzas. Una queja constante entre las naciones caribeñas sobre el sistema bancario global es que las prohibiciones prohibitivamente costosas y excluyentes contra el lavado de dinero (AML por sus siglas en inglés), y las reglas sobre “conocer a sus clientes” (KYC por sus siglas en inglés) que se pusieron en moda para contrarrestar el terrorismo y los acuerdos de financiamiento criminal, son en efecto un doble riesgo. Por un lado, los bancos caribeños quieren cumplir con estas reglas para hacer que el sistema bancario global sea más seguro y más rastreable. Por otro lado, el costo y la complejidad de hacerlo anulan la utilidad social de los bancos para proporcionar capital asequible a los hogares y las economías. Sin embargo, no todos los casos de cripto-innovación en la cuenca del Caribe son tan exitosos, ni todos los líderes son tan inspiradores. De hecho, otra isla, el asediado territorio estadounidense de Puerto Rico, una de las economías más grandes y diversas de la región, la llegada de los utópicos es vista en gran parte por los nativos con escepticismo como otra ola de invasión extranjera solo para ser repelida.

Cuando hay necesidades tan grandes como las de Puerto Rico, no puede haber un monopolio para ayudar a la isla. Sin embargo, hacerlo bajo el pretexto de un compromiso a largo plazo, mientras se trata de cambiar el nombre de una isla con más de 525 años de historia postcolonial como "Puerto Crypto", no solo es ofensivo, hace que los recién llegados y sus motivos sean cuestionables. El verdadero desafío en Puerto Rico, dado el tamaño y la complejidad de la economía y el profundo cráter dejado por el huracán María, que cobró más de 3,000 vidas y más del 150% del PIB de la isla, es quizás más grande que las aspiraciones tecnológicas de apalancamiento puedan crear por los estándares de hoy. El caso de Puerto Rico demuestra que los cambios de todo el gobierno y de toda la sociedad son difíciles y requieren una visión de décadas. En ningún lugar es más cierto que en Venezuela, un estado casi fallido, cuyo falso inicio en la criptografía con el lanzamiento de una criptomoneda respaldada por el petróleo, el Petro, fue el equivalente de un avemaría económico sin el seguimiento adecuado.

Pocas regiones en el mundo han probado los límites de las criptomonedas, las cadenas de bloques y la tecnología con tantos avances y contratiempos como la cuenca del Caribe; aquí se encuentra el verdadero valor de prueba y error y las areneras. Si bien hay luces brillantes como Bermudas y Barbados, que el mundo debería emular, las islas más grandes como Haití, República Dominicana, Cuba y Jamaica tienen la oportunidad de aprender de otros y saltar hacia adelante. Mientras tanto, como un emblema de criptografía, las Islas Caimán fueron sede de la segunda oferta inicial de monedas más grande del mundo, ICO, con Block.One recaudando $ 4,000 millones sin siquiera tener un producto viable, que fue eclipsado por la controvertida oferta de Petro en Venezuela, que al parecer recaudó $ 5 mil millones.

Fuente: Forbes




Eventos






Eventos